El proceso de electroerosión (II)

91 810 10 40
El proceso de electroerosión (II)

Nuestro negocio de matricería y moldes en el centro de Madrid utiliza la electroerosión. En una entrada anterior te contábamos aspectos de su funcionamiento, hoy ahondaremos en los tipos y en las ventajas de este proceso para crear envases de plástico de todo tipo.

Como vimos, pieza y electrodo se sitúan muy próximos pero no se tocan. Esto es original y diferencia este tipo de mecanizado de la mayoría. Gracias a eso es posible producir formas que no se podrían hacer con herramientas de corte directo o que podrían romper estas herramientas.

La energía en la que se basa el funcionamiento de la electroerosión es térmica. La electricidad entre pieza y electrodo se convierte en conductora y genera un campo que origina una descarga. Como no hay vibración ni fuerzas de corte se pueden conseguir formas muy regulares y precisas, como la que necesita la actividad de matricería y moldes en el centro de Madrid.

Los envases o moldes así producidos tienen los bordes bien acabados, detalles complicados pequeños, y es posible moldear a partir de materiales inflamables que no resistirían una fresadora o similar.

Hay dos formas de electroerosión, por penetración y por hilo. La primera sirve para mecanizar piezas con agujeros y formas ciegas, mientras que la electroerosión por hilo permite hacer agujeros de paso y formas más complicadas.

La electroerosión puede usarse en aceros, aleaciones duras o aceros templados, gracias a que funciona por la energía térmica y no por las propiedades mecánicas del material en cuestión.

Necesites lo que necesites, consúltanos en Talleres Juanmi, S.L.

haz clic para copiar mailmail copiado